Saltar al contenido

Tramitación simplificada del procedimiento administrativo común

Código de Regulaciones Federales de los Estados Unidos, título 40, parte 751

Hoy en día, el término “servicios públicos”, y especialmente “servicios electrónicos”, es ampliamente utilizado en la comunidad profesional, entre abogados y representantes de la administración, sin embargo, hace sólo 10 años el mismo término era casi desconocido. Hasta hace muy poco, el significado de “servicio público” no estaba definido por ningún acto legislativo, y hasta la primavera de 2015 el significado de “servicios públicos” se interpretaba de forma diversa. La calidad de los servicios públicos prestados o producidos por el Estado requiere procedimientos administrativos bien definidos, normas y directrices uniformes, plazos y listas completas de documentos necesarios. Además, los procedimientos administrativos claramente definidos ayudan a organizar un flujo de trabajo unificado y coherente para los representantes del gobierno.

Por el contrario, la falta de procedimientos administrativos claramente definidos tiene un efecto adverso sobre la eficiencia y la eficacia de las autoridades gubernamentales. Por lo tanto, la eficiencia en la gestión de los servicios públicos es legítima si se ajusta a los parámetros de procedimiento y derecho establecidos en la ley (todos los procedimientos requeridos están claramente definidos, existe un procedimiento distinto para presentar un recurso, hay directrices internas reguladas para los representantes del gobierno, etc.). En ausencia de los parámetros mencionados, surge un conflicto de intereses dentro de una agencia estatal, normalmente entre la dirección de la agencia y los empleados. La dirección exige que los servicios sean de alta calidad y sin papeles, mientras que los empleados no pueden satisfacer los requisitos de la dirección y estar obligados a cumplir las leyes y reglamentos vigentes.

Ley de procedimiento administrativo

El informe elaborado por la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas en junio de 2013 se enmarca en el convencimiento de que una economía competitiva requiere administraciones públicas eficientes, transparentes y ágiles.

En esta misma línea, el Programa Nacional de Reformas de España para 2014 prevé expresamente la aprobación de nuevas leyes administrativas como una de las medidas a impulsar para racionalizar la actuación de las instituciones y entidades del poder ejecutivo, mejorando la eficiencia en el uso de los recursos públicos y aumentando su productividad.

La Constitución recoge en su título IV, bajo la rúbrica “Gobierno y Administración”, los rasgos propios que diferencian al Gobierno de la Nación de la Administración, definiendo al primero como un órgano eminentemente político al que se reserva la función de gobernar, el ejercicio de la potestad reglamentaria y la gestión de la Administración y estableciendo la subordinación de ésta a la gestión de aquél.

Estas actuaciones “ad extra” de las administraciones tienen una mención explícita en el artículo 105 del texto constitucional, que establece que la ley regulará la audiencia de los ciudadanos, directamente o a través de las organizaciones y asociaciones reconocidas por la ley, en el procedimiento de elaboración de las disposiciones administrativas que les afecten, así como el procedimiento a través del cual deben realizarse los actos administrativos, garantizando, en su caso, que proceda, la audiencia a los interesados.

4

Las disposiciones de este subcapítulo y del capítulo 7 de este título fueron promulgadas originalmente por la ley del 11 de junio de 1946, ch. 324, 60 Stat. 237, conocida popularmente como “Ley de Procedimiento Administrativo”. Dicha ley fue derogada como parte de la revisión general de este título por la Pub. L. 89-554 y sus disposiciones se incorporaron a este subcapítulo y al capítulo 7 del presente.

(H) funciones conferidas por las secciones 1738, 1739, 1743 y 1744 del título 12; el subcapítulo II del capítulo 471 del título 49; o las secciones 1884, 1891-1902, y la antigua sección 1641(b)(2), del título 50, apéndice; 1

(3) “parte” incluye a una persona o agencia nombrada o admitida como parte, o que solicite y tenga derecho a ser admitida como parte, en un procedimiento de la agencia, y una persona o agencia admitida por una agencia como parte para fines limitados;

(4) “norma” significa la totalidad o una parte de una declaración de la agencia de aplicación general o particular y de efecto futuro diseñada para implementar, interpretar o prescribir la ley o la política o que describe la organización, el procedimiento o los requisitos de la práctica de una agencia e incluye la aprobación o la prescripción para el futuro de las tarifas, los salarios, las estructuras corporativas o financieras o las reorganizaciones de las mismas, los precios, las instalaciones, los aparatos, los servicios o las asignaciones de los mismos o de las valoraciones, los costes o la contabilidad, o las prácticas que afectan a cualquiera de los anteriores;

Qué es el derecho administrativo

La creación de procedimientos administrativos en una carpeta de administración o en un disco compartido puede no ser uno de los trabajos más glamurosos de la oficina. Sin embargo, es un trabajo crucial tanto para el personal que trabaja a tiempo completo en la empresa como para cualquier persona a la que se solicite ayuda. Contar con procesos claramente definidos tiene una serie de ventajas, entre ellas la de garantizar enfoques coherentes y ahorrar tiempo. Pero, ¿cómo crear procedimientos administrativos eficaces?

El primer paso suele ser el más largo: decidir qué procedimientos son necesarios en función de las tareas que se realizan en la oficina. El objetivo es encontrar todos los procesos administrativos que se utilizan, incluso si se utilizan una vez al mes o una vez al año. Puedes clasificarlos por frecuencia en la carpeta de administración o en la carpeta compartida, pero al menos aparecerán.

Crear una plantilla es un buen paso para garantizar que todos los procedimientos tengan el mismo formato. También significa que si necesitas añadir más procedimientos en una fecha posterior, puedes simplemente retomar la plantilla y ponerla en uso una vez más. Hay muchas plantillas en blanco disponibles en Internet, pero crear la tuya propia también es muy sencillo. Una vez creada, guarda unas cuantas copias en blanco en la parte posterior de la carpeta de administración, además de anotar dónde está guardada la copia digital.